espacio-de-trabajo-saludable

Los líderes de las empresas están fortaleciendo una cultura enfocada en la salud laboral de sus colaboradores a través de crear espacios de trabajo saludables.

De acuerdo con el modelo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), un entorno laboral saludable es aquel en el que los trabajadores y directivos colaboran en el uso de un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, seguridad, bienestar de los trabajadores y la sostenibilidad del lugar de trabajo, considerando:

  • El entorno físico del trabajo
  • El entorno psicosocial del trabajo
  • Los recursos personales de salud en el espacio de trabajo
  • La participación de la empresa en la comunidad

Pese a que dentro de la oficina difícilmente ocurre un incidente físico grave, sí son comunes los riesgos de padecer lesiones debidas a una mala postura, o bien, situaciones de estrés, ansiedad o depresión provocadas por las exigencias del trabajo. ¿Cómo manejarlas?

Entornos de trabajo saludables, ¿mito o realidad?

En pos de promover los espacios seguros y saludables, cuando lleves a cabo el equipamiento de oficinas:

“Analiza las dimensiones del espacio y la función que tendrá el mobiliario”.

Te ayudará a crear entornos adecuados que impulsen la productividad de los usuarios.

Sabemos que la oficina muchas veces es nuestro segundo hogar y por eso, no es extraño que cada vez las empresas se esfuercen más en crear espacios cómodos y saludables.

Tal es el caso de las instalaciones de Google, Airbnb, Microsoft y Uber, que se caracterizan por utilizar luz natural, colores vivos, muebles dinámicos y funcionales, decoración llamativa, plantas, etc.

En nuestra experiencia, es muy importante que consideres el poder que tiene el entorno de trabajo sobre tus colaboradores.

Piensa si en su día a día se sienten a gusto, si cuentan con suficiente espacio para realizar sus actividades, si hay salas de recreación o coworking, si las horas que pasan sentados son necesarias.

Tómate el tiempo de analizar cada aspecto, ¿crees que el espacio de trabajo donde se desarrollan tus colaboradores es confortable?

O por el contrario, ¿has pensado si las sillas son incómodas?, ¿si los escritorios son insuficientes?, ¿si el espacio es demasiado ajustado?

Parecen cuestiones insignificantes pero cada factor puede tener repercusiones graves en la salud (mala postura, estrés, ansiedad), los hábitos (mala alimentación, poco descanso), el rendimiento y los resultados del negocio (rotación del personal).

 

¿Cómo erradicar un espacio mal planificado?

No queremos que te alarmes, pero, está comprobado que los malestares de quienes trabajan en oficinas, como el dolor de espalda, cuello y hombros, pueden provocar una serie de lesiones y trastornos denominados riesgos ergonómicos. 

Estos pueden ser provocados, como bien hemos mencionado antes, por esfuerzo excesivo físico y postural en el trabajo, los aspectos psicosociales relacionados con una deficiente organización, una formación ergonómica inadecuada, un espacio mal planificado, entre otras.

Todas estas dolencias comunes pueden reducirse si adecúas los puestos de trabajo a las particularidades de cada usuario.

¿Cómo? Un elemento tan simple como una silla con mecanismos regulables, o bien, los nuevos escritorios de altura ajustable, que posibilitan alternar la posición para trabajar, ya sea de pie o sentado.

¿Y si el espacio es muy pequeño? Con una correcta distribución de las mesas, más luz, espejos en las paredes, puedes cambiar la percepción del lugar.

A largo plazo, invertir en crear espacios de trabajo saludables y funcionales impactará positivamente en el bienestar de los colaboradores, reduciendo las bajas y el estrés, fomentando la productividad y, todavía mejor, mejorando la rentabilidad de la empresa.

¿Quieres desarrollar una estrategia para renovar tu espacio de trabajo? ¡Empecemos!

espacios-de-trabajo-planeacion