altura-adecuada-para-escritorio

Elegir bien los muebles de tu oficina no solo tiene que ver con aspectos decorativos, también debemos tener en cuenta que cuiden de nuestro cuerpo y mente en el día a día. 

La altura adecuada para un escritorio de oficina es uno de los principales elementos a considerar a la hora de evitar problemas relacionados con una mala postura. 

personas-trabajando-en-escritorio-de-altura-ajustable

Cuando el escritorio está demasiado alto, levantas los hombros. Pero, por otro lado, cuando el escritorio está demasiado bajo, empiezas a trabajar agachado.

Esto puede provocar dolor físico, pero también dificultad para concentrarse, reducción de la productividad e inclusive consecuencias más graves para la salud.

 

Los escritorios para oficina suelen tener una altura entre 70-75 cm, siendo habitual una altura de 72-73 cm. Esta es la altura adecuada para un escritorio, en el que su usuario, de estatura entre 165cm y 190cm, pueda desempeñar su jornada laboral de forma cómoda, manteniendo una buena postura en todo momento.

Un escritorio de oficina debe permitir el libre movimiento de las piernas. Debemos tener espacio entre la mesa y nuestras piernas para que no se vean comprimidas. 

 

escritorios-de-altura-ajustable-para-oficina

Tener un escritorio con la altura adecuada es mucho más sencillo con un escritorio de altura ajustable. Permite una mejor adaptación a la anatomía del usuario en cada momento, a la vez que amplía la funcionalidad de la mesa de trabajo.

 

 

¿Cuál es la postura correcta para sentarte?

  1. El monitor está por debajo del eje visual horizontal, y debe estar al menos a un brazo de distancia. Si la pantalla está demasiado cerca o a una altura incorrecta, en las áreas de hombros y nuca se forman agarrotamientos.
  2. El teclado y el ratón deben estar alineados con los codos. De esta manera, el torso no queda cargado de un lado, lo que evita tensiones en los músculos  de hombros, espalda y nuca. 
  3. Usa los reposabrazos. Estos evitan que las manos se tuerzan y protegen articulaciones, tendones y nervios de la mano hasta el codo. 
  4. La pelvis debe estar ligeramente inclinada, las sillas y cojines ergonómicos contribuyen a esto. 
  5. Los pies deben colocarse apoyados y a ser posible paralelos sobre el suelo. Así el cuerpo adquiere automáticamente una postura más sana, y la carga se distribuye de forma uniforme por el cuerpo.

 

Sigue nuestros consejos para evitar las molestias físicas y optimizar el entorno de trabajo.

¿Tienes curiosidad por saber cuál es el escritorio adecuado para ti?

Descubre todas las opciones que Gebesa tiene para ti.