senales-de-que-es-momento-de-actualizar-tus-muebles-de-oficina

Mantener tus muebles de oficina en buen estado es un aspecto que no puedes pasar por alto si quieres dar una buena impresión y mantener a tus colaboradores satisfechos.

Así como la tecnología y la ropa que utilizamos para ir a la oficina ha cambiado con el paso de los años, también el mobiliario y el equipo de trabajo debe de adaptarse a los mismos. Lograr que tu oficina refleje modernidad y vanguardismo es posible adquiriendo piezas como escritorios de altura ajustable, sillas ergonómicas, cubículos modulares y otros elementos que te transporten al 2021. 

 

¿Cómo sé que es momento de actualizar el mobiliario de oficina?

Si bien es cierto que los muebles no se echan a perder como los alimentos, si son susceptibles a un deterioro gradual, lo cual afecta tu imagen empresarial y la percepción de tus colaboradores. Existen algunos indicadores que te ayudarán a saber cuándo es momento de cambiar tus muebles por opciones más modernas y funcionales. 

1.  ¿Están dañados los muebles?

Todos sabemos que nada puede durar para siempre. Incluso  artículos de larga duración como los muebles de oficina se ven afectados por el paso del tiempo. Si notas que el equipo se está deteriorando, perdiendo piezas y rompiéndose, es necesario plantearse algo más que una reparación.

Estos artículos están sufriendo daños debido al uso constante y las condiciones naturales, por lo que una restauración ya no vale la pena. Si los muebles presentan daños en su funcionamiento o ergonomía, un reemplazo representa una mejor alternativa. 

Esto ayudará a prevenir riesgos relacionados con el trabajo, que aunque normalmente asociamos a las labores en fábricas o de socorro de emergencias, para los oficinistas estos se relacionan al uso de mobiliario inadecuado y largas jornadas sentados.

Sentarse en un escritorio y trabajar durante muchas horas frente a una PC podría provocar diferentes problemas de salud, como fatiga visual, dolor de espalda, síndrome del túnel carpiano y más. Afortunadamente, en los últimos años, se ha observado un cambio significativo en las tendencias de los muebles de oficina para crear estaciones de trabajo diseñadas ergonómicamente para la comodidad del trabajador.

Parte de esta tecnología consiste en desarrollar muebles ajustables con los que cada colaborador use una silla o un escritorio que pueda personalizar adecuadamente para mantener una excelente postura y evitar cualquier tensión. 

Si los miembros de tu equipo se quejan cada vez que se levantan de sus puestos, podría ser el momento de probar sillas de diseño ergonómico o escritorios de pie.

 

2.  Tu oficina tiene un aspecto anticuado 

El mobiliario de oficina ejecutivo y moderno juega un rol fundamental en la percepción que se tiene de una oficina. Por lo tanto, debes considerar instalar muebles modernos y de última generación en tu oficina. 

Esto demuestra ser muy útil para captar la atención de los visitantes y tus clientes. No es igual la impresión que se llevarán las personas al ser recibidos con muebles antiguos, que con piezas vanguardistas y estéticas. 

 

3.  No da la impresión correcta

La intención siempre es que todas las personas que ingresan a la oficina por primera vez se formen una excelente primera impresión del negocio. Así como tu hogar probablemente sea un reflejo de tus gustos y estilos, tu oficina debe reflejar la identidad de marca de su empresa. Idealmente, impresionará a socios, clientes, nuevos colaboradores y cualquier persona que venga a su oficina.

Incluso si tienes muebles de oficina nuevos, eso no asegura que causará la impresión correcta. Si los visitantes de tu oficina ven muebles de mala calidad o de poca robustez, es momento de elegir muebles nuevos que vayan de acuerdo a nuestra propuesta de valor.

 

En pocas palabras

Si alguno de los puntos mencionados anteriormente te resuena, entonces podría ser el momento adecuado para mirar a tu alrededor y ver qué actualización necesitas en la oficina. Si bien es una inversión, se beneficiará de los retornos de esa inversión. Recuerda que la salud y seguridad de los colaboradores debe ser tu máxima prioridad.