tips-para-el-diseño-de-la-oficina

Durante el diseño de la oficina es posible reducir costos y conseguir mayores beneficios para tu proyecto. Sigue leyendo para averiguar cómo. 

¿Qué es lo más importante en el diseño interior de oficinas? ¿La utilidad, la ergonomía, la versatilidad o el estilo? ¿Qué hay de la relación entre coste y beneficio?

En este artículo, te daremos algunos tips para que puedas responder estas preguntas. Aunque, recuerda que el diseño de la oficina perfecta, depende mucho de tu presupuesto, identidad y cultura corporativa, así como, el plazo con el que cuentas.

 

Tip #1 Menos es más: la calidad es una prioridad

La transformación digital, la flexibilidad laboral y las dinámicas colaborativas, requieren espacios de trabajo modernos que se ajusten a las nuevas demandas de las empresas.

Sin embargo, es muy fácil caer en la trampa de comprar lo más caro y atractivo, sin pensar en la durabilidad, garantía, las características y funcionalidades. ¿Cómo hacer que el diseño de la oficina sea eficaz sin implicar un gran coste?

La clave está en elegir lo que mejor se ajuste a las necesidades de los trabajadores y a los objetivos de crecimiento del negocio.

 

¿Por qué debes anticipar tiempos, presupuesto y equipo?

Regularmente, cuando crece la plantilla, planeamos una mudanza o una renovación de la oficina, creemos que la única opción es comprar más muebles y equipo de oficina.

Pero, es posible que puedas reutilizar algunos elementos o realizar pequeñas modificaciones a ciertas áreas para sacarles mayor provecho sin tener que invertir más dinero.

Aprende a economizar durante el diseño de la oficina, comenzando por estos 3 pasos:

  1. ¿Cuánto tiempo tienes para desarrollar tu proyecto?

    Es bien sabido que al hacer compras precipitadas podemos cometer muchos errores. Y cuando se trata del entorno que garantiza que llevemos a cabo nuestras tareas diarias de forma eficaz, no es recomendable caminar a ciegas.

    Por ello, a la hora de diseñar la oficina debes: 

    • Asignar el tiempo justo para la planeación y configuración del espacio de trabajo
    • Escoger el mobiliario con detenimiento, considerando la calidad y garantías
    • Establecer los tiempos de entrega
    • Definir quién y cuánto tiempo te tomará realizar la instalación del mobiliario                                                                                                 
  2. ¿Cuánto estás dispuesto a invertir? 

    El presupuesto para el diseño de la oficina es difícil de determinar, pues, hay que equilibrar el total de los gastos, las horas de trabajo y recursos consumidos, más el margen de beneficio que quieres obtener.

    Tener claras tus prioridades, las necesidades de tus colaboradores y conocer las características del espacio, te ayudará a tomar mejores decisiones.

    En el mercado existe una gran variedad de opciones y precios. Pero, para invertir de forma segura, primero debes de considerar:

    • La calidad, durabilidad y funcionalidad de lo que vas a comprar
    • Si la empresa cuenta con certificaciones
    • Si los muebles son sustentables 
    • Si cuentan con garantía

    Te puede interesar: 4 claves para rentabilizar la compra del mobiliario de oficina.

  3.  ¿Qué equipo y mobiliario de oficina necesitas? 

    Parte del diseño de la oficina, es comprar mobiliario y equipo que ayude a los trabajadores a realizar sus actividades: escritorios, sillas, ordenadores, servicios, papelería, etc.

    Evita elegir elementos muy sofisticados que, además de innecesarios, no siempre favorecen el bienestar de los empleados y cuyo mantenimiento suele ser caro.

    No siempre es mejor comprar la computadora de última generación si sólo vas a realizar tareas administrativas.

    Puede ser tentador adquirir estos productos porque lucen elegantes, pero, debes pensar que con el tiempo y uso, pueden significar otro gasto.

 

Tip #2 Acércate a los expertos

Con tantas herramientas en línea y con tal de ahorrarnos un gasto, es fácil pensar que podemos diseñar nuestra oficina sin ayuda de un experto en amueblamiento.

Sin embargo, puedes no estar dimensionando que no resulta viable detener o afectar tu operación mientras desarrollas tu proyecto o viceversa.

El diseño de la oficina, requiere varias especificaciones como:

  • Si el espacio requiere modificaciones (instalaciones eléctricas, tirar muros)
  • Plazo y condiciones de entrega del mobiliario (garantías, si incluye la instalación)
  • Las dimensiones del lugar 
  • Si el proyecto es de renovación parcial o total del espacio

Si has contratado a un proyectista o experto en amueblamiento, es más fácil planificar tus compras de forma acertada y acercarte con mayor exactitud a lo que tienes en mente de acuerdo a tu presupuesto.

Lee más en: 5 Errores en el diseño de espacios de oficina que debes evitar.

Tip #3 No escatimes en mobiliario solo por ahorrar

Dependiendo del tiempo y uso que le des al espacio y mobiliario, pueden irse deteriorando y afectar el desempeño de los trabajadores.

Si quieres mejorar la productividad de tu negocio, debes ver la compra de mobiliario como una inversión y no como un gasto.

El tiempo de vida de una silla de buena calidad se puede extender hasta los 12 años. Sin embargo, una silla económica y nada ergonómica, aunque sea más accesible en costo, sólo durará un máximo de 2 a 3 años.

 

Marca vs producto, ¿qué es mejor?

Hoy en día, existen muchas marcas, precios y materiales para muebles. Sin embargo, al elegir el mobiliario de oficina, debes considerar estos aspectos principalmente:

  • Materiales de calidad
  • Mobiliario multifuncional
  • Proveedores y garantías 
  • Adaptable (por ejemplo, los sistemas modulares)

Además, siempre es fundamental basar tu elección en las necesidades y funciones de quienes ocuparán el mobiliario. Pregúntate:

  • ¿Cuántas horas pasarán en la oficina? 
  • ¿Trabajarán en equipo o de forma individual? 
  • ¿Necesitan resguardar documentos importantes?
  • ¿Recibirán clientes con frecuencia?

 

¿Por qué deberías comprar muebles ergonómicos?

Garantizar que los usuarios se sientan cómodos en sus puestos de trabajo, no sólo puede mejorar los resultados del negocio, también, ayuda a crear un entorno laboral más creativo y homogéneo, lo que favorece la retención y atracción del talento.

Además, al considerar la ergonomía en el espacio de trabajo, también aseguras el mejor coste/beneficio durante el diseño de la oficina.

Utiliza muebles de almacenaje como estantes, libreros y archiveros; escritorios de altura ajustable que ofrezcan la alternativa entre trabajar de pie o sentado al usuario; accesorios para colocar o resguardar los dispositivos electrónicos; y muebles electrificados.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer un presupuesto para comprar el mobiliario de oficina?

 

Tip #4 Diseña tu oficina de acuerdo a tus objetivos

¿Por qué estás renovando tu espacio de trabajo?, ¿Cuáles son tus metas de crecimiento a corto y largo plazo?, ¿Cómo va a afectar el diseño de la oficina tus resultados y el bienestar laboral?

Ahora que las personas pueden trabajar prácticamente desde cualquier lugar y a cualquier hora, las empresas también pueden ahorrar gastos.

Ese ahorro puede ser el motor de la transformación de tu oficina, al permitir una mayor partida para tus áreas de tecnología, innovación o desarrollo. Así, no tendrías que descapitalizar tu negocio para realizar los cambios pertinentes. 

 

¿El diseño debe ser funcional o atractivo?

Ahora bien, la siguiente cuestión es si debemos elegir un estilo principalmente funcional o atractivo, ya que, gracias a las recientes tendencias en el diseño de espacios de trabajo es posible conseguir grandes ventajas competitivas y económicas.

Un diseño de oficina es funcional cuando todos los elementos del lugar (muebles, iluminación, distribución) ayudan a que los usuarios se desplacen, interaccionen y trabajen eficazmente.

Un diseño de oficina es atractivo cuando priorizamos una decoración sofisticada y muchas veces innecesaria (muebles y equipo de marca o importados que son más caros pero tienen la misma función). La estética tiene que ver con la forma, más que con la utilidad. 

 

Ambos son importantes

Sin embargo, la diferencia entre un diseño funcional y uno atractivo puede desvanecerse si creamos una sinergia entre ambas cualidades, ¿cómo?

Un buen diseño es una buena inversión. La clave está en investigar, planificar y definir los objetivos del área que vas a renovar y las necesidades de quienes laborarán allí.

Para ello, lo más recomendable es que un experto te ayude durante tu proyecto de amueblamiento, pues, cuentan con más experiencia y conocen de primera mano, las últimas tendencias en amueblamiento.

¿Te animas a renovar tu lugar de trabajo? Solicita asesoría para el diseño de la oficina ideal para ti, o bien, apóyate con nuestra guía gratuita:

espacios-de-trabajo-planeacion